LOS ALUMNOS DE LOS DOS ÚLTIMOS CURSOS DE SECUNDARIA Y LOS DE BACHILLERATO DEL COLEGIO DIVINA PASTORA SE TURNAN PARA CONTRIBUIR CON SU TIEMPO Y CONTAGIAR DE SU ALEGRÍA A LOS MAYORES DE LA RESIDENCIA ORPEA DE LEÓN Y VISITAR EL HOGAR DEL TRANSEÚNTE RESPECTIVAMENTE. EN ESTOS CENTROS VERÁN UNA REALIDAD MUY DIFERENTE A LO QUE ESTÁN ACOSTUMBRADOS CON PERSONAS MAYORES Y AQUELLOS QUE NO TIENEN UN TECHO FIJO DONDE DORMIR.

 

Los jóvenes son siempre bienvenidos en un lugar donde la soledad es el sentimiento más común, con su juventud aportan un soplo de aire fresco a los mayores que esperan con ilusión la llegada de los chicos y chicas de Pastorinas. “Jugamos a las cartas con ellos, nos cuentan sus historias y aprendemos mucho con ellos ”, comentan los jóvenes voluntarios.

Por otro lado, los viernes siempre son muy esperados, pero mucho más si cabe en el Hogar del Transeúnte. Muy voluntariosos, los alumnos de Pastorinas se están haciendo un hueco en el corazón de los responsables del Hogar. Ni el frío, ni el agua, ni los exámenes impiden que cada viernes acudan a eso de las 20:30 para recibir a los moradores de esa noche.

Tras más de diez años de contribución altruista con diferentes organizaciones, los estudiantes del Colegio Bilingüe Divina Pastora se dan cuenta de que también existe una forma de vida paralela e invisible a los ojos de la sociedad.