Con muchísimo cariño y con la esperanza puesta en Jesús, nuestra luz, compartirnos con vosotros un vídeo que recoge la vitalidad de nuestros niños.

 

Pronto romperemos ese Metro que nos separa.